espaciolibremexico

Medio Alternativo de Información

Reflexiones de Fidel Castro

La Marcha hacia el Abismo:

No es cuestión de optimismo o pesimismo, saber o ignorar cosas elementales, ser responsables o no de los acontecimientos. Los que pretenden considerarse políticos debieran ser lanzados al basurero de la historia cuando, como es norma, en esa actividad ignoran todo o casi todo lo que se relaciona con ella.
No hablo por supuesto de los que a lo largo de varios milenios convirtieron los asuntos públicos en instrumentos de poder y riquezas para las clases privilegiadas, actividad en la que verdaderos récords de crueldad han sido impuestos durante los últimos ocho o diez mil años sobre los que se tienen vestigios ciertos de la conducta social de nuestra especie, cuya existencia como seres pensantes, según los científicos, apenas rebasa los 180 mil años.

No es mi propósito enfrascarme en tales temas que seguramente aburrirían a casi el ciento por ciento de las personas continuamente bombardeadas con noticias a través de medios, que van desde la palabra escrita hasta las imágenes tridimensionales que comienzan a exhibirse en costosos cines, y no está lejano el día en que también predominen en las ya de por sí fabulosas imágenes de la televisión. No es casual que la llamada industria de la recreación tenga su sede en el corazón del imperio que a todos tiraniza.

Lo que pretendo es situarme en el punto de partida actual de nuestra especie para hablar de la marcha hacia el abismo. Podría incluso hablar de una marcha“inexorable” y estaría seguramente más cerca de la realidad. La idea de un juicio final está implícita en las doctrinas religiosas más extendidas entre los habitantes del planeta, sin que nadie las califique por ello de pesimistas. Considero, por el contrario, deber elemental de todas las personas serias y cuerdas, que son millones, luchar para posponer y, tal vez impedir, ese dramático y cercano acontecimiento en el mundo actual.

Numerosos peligros nos amenazan, pero dos de ellos, la guerra nuclear y el cambio climático, son decisivos y ambos están cada vez más lejos de aproximarse a una solución.

La palabrería demagógica, las declaraciones y los discursos de la tiranía impuesta al mundo por Estados Unidos y sus poderosos e incondicionales aliados, en ambos temas, no admiten la menor duda al respecto.
El primero de enero de 2012, año nuevo occidental y cristiano, coincide con el aniversario del triunfo de la Revolución en Cuba y el año en que se cumple el 50 Aniversario de la Crisis de Octubre de 1962, que puso al mundo al borde de la guerra mundial nuclear, lo que me obliga a escribir estas líneas.

Carecerían de sentido mis palabras si tuviesen como objetivo imputar alguna culpa al pueblo norteamericano, o al de cualquier otro país aliado de Estados Unidos en la insólita aventura; ellos, como los demás pueblos del mundo, serían las víctimas inevitables de la tragedia. Hechos recientes ocurridos en Europa y otros puntos muestran las indignaciones masivas de aquellos a los que el desempleo, la carestía, las reducciones de sus ingresos, las deudas, la discriminación, las mentiras y la politiquería, conducen a las protestas y a las brutales represiones de los guardianes del orden establecido.
Con frecuencia creciente se habla de tecnologías militares que afectan la totalidad del planeta, único satélite habitable conocido a cientos de años luz de otro que tal vez resulte adecuado si nos movemos a la velocidad de la luz, trescientos mil kilómetros por segundo.

No debemos ignorar que si nuestra maravillosa especie pensante desapareciera transcurrirían muchos millones de años antes de que surja nuevamente otra capaz de pensar, en virtud de los principios naturales que rigen como consecuencia de la evolución de las especies, descubierta por Darwin en 1859 y que hoy reconocen todos los científicos serios, creyentes o no creyentes.

Ninguna otra época de la historia del hombre conoció los actuales peligros que afronta la humanidad. Personas como yo, con 85 años cumplidos, habíamos arribado a los 18 con el título de bachiller antes de que concluyera la elaboración de la primera bomba atómica.

Hoy los artefactos de ese carácter listos para su empleo ─incomparablemente más poderosos que los que produjeron el calor del sol sobre las ciudades de Hiroshima y Nagasaki─ suman miles.
Las armas de ese tipo que se guardan adicionalmente en los depósitos, añadidas a las ya desplegadas en virtud de acuerdos, alcanzan cifras que superan los veinte mil proyectiles nucleares.

El empleo de apenas un centenar de esas armas sería suficiente para crear un invierno nuclear que provocaría una muerte espantosa en breve tiempo a todos los seres humanos que habitan el planeta, como ha explicado brillantemente y con datos computarizados el científico norteamericano y profesor de la Universidad de Rutgers, New Jersey, Alan Robock.
Los que acostumbran a leer las noticias y análisis internacionales serios, conocen cómo los riesgos del estallido de una guerra con empleo de armas nucleares se incrementan a medida que la tensión crece en el Cercano Oriente, donde en manos del gobierno israelita se acumulan cientos de armas nucleares en plena disposición combativa, y cuyo carácter de fuerte potencia nuclear ni se admite ni se niega. Crece igualmente la tensión en torno a Rusia, país de incuestionable capacidad de respuesta, amenazada por un supuesto escudo nuclear europeo.

Mueve a risas la afirmación yanki de que el escudo nuclear europeo es para proteger también a Rusia de Irán y Corea del Norte. Tan endeble es la posición yanki en este delicado asunto, que su aliado Israel ni siquiera se toma la molestia de garantizar consultas previas sobre medidas que puedan desatar la guerra.

La humanidad, en cambio, no goza de garantía alguna. El espacio cósmico, en las proximidades de nuestro planeta, está saturado de satélites de Estados Unidos destinados a espiar lo que ocurre hasta en las azoteas de las viviendas de cualquier nación del mundo. La vida y costumbres de cada persona o familia pasó a ser objeto de espionaje; la escucha de cientos de millones de celulares, y el tema de las conversaciones que aborde cualquier usuario en cualquier parte del mundo deja de ser privado para convertirse en material de información para los servicios secretos de Estados Unidos.
Ese es el derecho que va quedando a los ciudadanos de nuestro mundo en virtud de los actos de un gobierno cuya constitución, aprobada en el Congreso de Filadelfia en 1776, establecía que todavía los hombres nacían libres e iguales y a todos les concedía el Creador determinados derechos, de los cuales no les quedan ya, ni a los propios norteamericanos ni a ciudadano alguno del mundo siquiera el de comunicar por teléfono a familiares y amigos sus sentimientos más íntimos.
La guerra, sin embargo, es una tragedia que puede ocurrir, y es muy probable que ocurra; mas, si la humanidad fuese capaz de retrasarla un tiempo indefinido, otro hecho igualmente dramático está ocurriendo ya con creciente ritmo: el cambio climático. Me limitaré a señalar lo que eminentes científicos y expositores de relieve mundial han explicado a través de documentos y filmes que nadie cuestiona.

Es bien conocido que el gobierno de Estados Unidos se opuso a los acuerdos de Kyoto sobre el medio ambiente, una línea de conducta que ni siquiera concilió con sus más cercanos aliados, cuyos territorios sufrirían tremendamente y algunos de los cuales, como Holanda, desaparecerían casi por entero.

El planeta marcha hoy sin política sobre este grave problema, mientras los niveles del mar se elevan, las enormes capas de hielo que cubren la Antártida y Groenlandia, donde se acumula más del 90% del agua dulce del mundo, se derriten con creciente ritmo, y ya la humanidad, el pasado 30 de noviembre de 2011, alcanzó oficialmente la cifra de 7 mil millones de habitantes que en las áreas más pobres del mundo crece de forma sostenida e inevitable. ¿Es que acaso los que se han dedicado a bombardear países y matar millones de personas durante los últimos 50 años se pueden preocupar por el destino de los demás pueblos?

Estados Unidos es hoy no solo el promotor de esas guerras, sino también el mayor productor y exportador de armas en el mundo.

Como es conocido, ese poderoso país ha suscrito un convenio para suministrar 60 mil millones de dólares en los próximos años al reino de Arabia Saudita, donde las transnacionales de Estados Unidos y sus aliados extraen cada día 10 millones de barriles de petróleo ligero, es decir, mil millones de dólares en combustible. ¿Qué será de ese país y de la región cuando esas reservas de energía se agoten? No es posible que nuestro mundo globalizado acepte sin chistar el colosal derroche de recursos energéticos que la naturaleza tardó cientos de millones de años en crear, y cuya dilapidación encarece los costos esenciales. No sería en absoluto digno del carácter inteligente atribuido a nuestra especie.

En los últimos 12 meses tal situación se agravó considerablemente a partir de nuevos avances tecnológicos que, lejos de aliviar la tragedia proveniente del derroche de los combustibles fósiles, la agrava considerablemente.

Científicos e investigadores de prestigio mundial venían señalando las consecuencias dramáticas del cambio climático.
En un excelente documental fílmico del director francés Yann Arthus-Bertrand, tituladoHome, y elaborado con la colaboración de prestigiosas y bien informadas personalidades internacionales, publicado a mediados del año 2009, este advirtió al mundo con datos irrebatibles lo que estaba ocurriendo. Con sólidos argumentos exponía las consecuencias nefastas de consumir, en menos de dos siglos, los recursos energéticos creados por la naturaleza en cientos de millones de años; pero lo peor no era el colosal derroche, sino las consecuencias suicidas que para la especie humana tendría. Refiriéndose a la propia existencia de la vida, le reprochaba a la especie humana: “…Te beneficias de un fabuloso legado de 4 000 millones de años suministrado por la Tierra. Solamente tienes 200 000 años, pero ya has cambiado la faz del mundo.”

No culpaba ni podía culpar a nadie hasta ese minuto, señalaba simplemente una realidad objetiva. Sin embargo, hoy tenemos que culparnos todos de que lo sepamos y nada hagamos por tratar de remediarlo.
En sus imágenes y conceptos, los autores de esa obra incluyen memorias, datos e ideas que estamos en el deber de conocer y tomar en cuenta.

En meses recientes, otro fabuloso material fílmico exhibido fue Océanos, elaborado por dos realizadores franceses, considerado el mejor film del año en Cuba; tal vez, a mi juicio, el mejor de esta época.
Es un material que asombra por la precisión y belleza de las imágenes nunca antes filmadas por cámara alguna: 8 años y 50 millones de euros fueron invertidos en ella. La humanidad tendrá que agradecer esa prueba de la forma en que se expresan los principios de la naturaleza adulterados por el hombre. Los actores no son seres humanos: son los pobladores de los mares del mundo. ¡Un Oscar para ellos!

Lo que motivó para mí el deber de escribir estas líneas no surgió de los hechos referidos hasta aquí, que de una forma u otra he comentado anteriormente, sino de otros que, manejados por intereses de las transnacionales, han estado saliendo a la luz dosificadamente en los últimos meses y sirven a mi juicio como prueba definitiva de la confusión y el caos político que impera en el mundo.

Hace apenas unos meses leí por primera vez algunas noticias sobre la existencia del gas de esquisto. Se afirmaba que Estados Unidos disponía de reservas para suplir sus necesidades de este combustible durante 100 años. Como dispongo en la actualidad de tiempo para indagar sobre temas políticos, económicos y científicos que pueden ser realmente útiles a nuestros pueblos, me comuniqué discretamente con varias personas que residen en Cuba o en el exterior de nuestro país. Curiosamente, ninguna de ellas había escuchado una palabra sobre el asunto. No era desde luego la primera vez que eso sucedía. Uno se asombra de hechos importantes de por sí que se ocultan en un verdadero mar de informaciones, mezcladas con cientos o miles de noticias que circulan por el planeta.

Persistí, no obstante, en mi interés sobre el tema. Han transcurrido solo varios meses y el gas de esquisto no es ya noticia. En vísperas del nuevo año se conocían ya suficientes datos para ver con toda claridad la marcha inexorable del mundo hacia el abismo, amenazado por riesgos tan extremadamente graves como la guerra nuclear y el cambio climático. Del primero, ya hablé; del segundo, en aras de la brevedad, me limitaré a exponer datos conocidos y algunos por conocer que ningún cuadro político o persona sensata debe ignorar.

No vacilo en afirmar que observo ambos hechos con la serenidad de los años vividos, en esta espectacular fase de la historia humana, que han contribuido a la educación de nuestro pueblo valiente y heroico.

El gas se mide en TCF, los cuales pueden referirse a pies cúbicos o metros cúbicos ─no siempre se explica si se trata de uno o de otro─ depende del sistema de medidas que se aplique en un determinado país. Por otro lado, cuando se habla de billones suelen referirse al billón español que significa un millón de millones; tal cifra en inglés se califica como trillón lo cual debe tenerse en cuenta cuando se analizan las referidas al gas que suelen ser voluminosas. Trataré de señalarlo cuando sea necesario.

El analista norteamericano Daniel Yergin, autor de un voluminoso clásico de historia del petróleo afirmó, según la agencia de noticias IPS, que ya un tercio de todo el gas que se produce en Estados Unidos es gas de esquisto.

“…la explotación de una plataforma con seis pozos puede consumir 170.000 metros cúbicos de agua e incluso provocar efectos dañinos como influir en movimientos sísmicos, contaminar aguas subterráneas y superficiales, y afectar el paisaje.”

El grupo británico BP informa por su parte que “Las reservas probadas de gas convencional o tradicional en el planeta suman 6.608 billones ―millón de millones― de pies cúbicos, unos 187 billones de metros cúbicos, […] y los depósitos más grandes están en Rusia (1.580 TCF), Irán (1.045), Qatar (894), y Arabia Saudita y Turkmenistán, con 283 TCF cada uno”. Se trata del gas que se venía produciendo y comercializando.

“Un estudio de la EIA ―una agencia gubernamental de Estados Unidos sobre energía― publicado en abril de 2011 encontró prácticamente el mismo volumen (6.620 TCF o 187,4 billones de metros cúbicos) de shale gas recuperable en apenas 32 países, y los gigantes son: China (1.275 TCF), Estados Unidos (862), Argentina (774), México (681), Sudáfrica (485) y Australia (396 TCF)”. Shale gas es gas de esquisto. Obsérvese que de acuerdo a lo que se conoce Argentina y México poseen casi tanto como Estados Unidos. China, con los mayores yacimientos, posee reservas que equivalen a casi el doble de aquellos y un 40% más que Estados Unidos.

“…países secularmente dependientes de proveedores extranjeros contarían con una ingente base de recursos en relación con su consumo, como Francia y Polonia, que importan 98 y 64 por ciento, respectivamente, del gas que consumen, y que tendrían en rocas de esquistos o lutitas reservas superiores a 180 TCF cada uno”.

“Para extraerlo de las lutitas ―señala IPS― se apela a un método bautizado ‘fracking’(fractura hidráulica), con la inyección de grandes cantidades de agua más arenas y aditivos químicos. La huella de carbono (proporción de dióxido de carbono que libera a la atmósfera) es mucho mayor que la generada con la producción de gas convencional.

“Como se trata de bombardear capas de la corteza terrestre con agua y otras sustancias, se incrementa el riesgo de dañar subsuelo, suelos, napas hídricas subterráneas y superficiales, el paisaje y las vías de comunicación si las instalaciones para extraer y transportar la nueva riqueza presentan defectos o errores de manejo.”

Baste señalar que entre las numerosas sustancias químicas que se inyectan con el agua para extraer este gas se encuentran el benceno y el tolueno, que son sustancias terriblemente cancerígenas

La experta Lourdes Melgar, del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, opina que:

“‘Es una tecnología que genera mucho debate y son recursos ubicados en zonas donde no hay agua’…”.

“Las lutitas gasíferas ―expresa IPS― son canteras de hidrocarburos no convencionales, encalladas en rocas que las guarecen, por lo que se aplica la fractura hidráulica (conocida en inglés como ‘fracking’) para liberarlas a gran escala.”

“La generación de gas shale involucra altos volúmenes de agua y la excavación y fractura generan grandes cantidades de residuos líquidos, que pueden contener químicos disueltos y otros contaminantes que requieren tratamiento antes de su desecho.”

“La producción de esquisto saltó de 11.037 millones de metros cúbicos en 2000 a 135.840 millones en 2010. En caso de seguir a este ritmo la expansión, en 2035 llegará a cubrir 45 por ciento de la demanda de gas general, según la EIA.

“Investigaciones científicas recientes han alertado del perfil ambiental negativo del gas lutita.

“Los académicos Robert Howarth, Renee Santoro y Anthony Ingraffea, de la estadounidense Universidad de Cornell, concluyeron que ese hidrocarburo es más contaminante que el petróleo y el gas, según su estudio ‘Metano y la huella de gases de efecto invernadero del gas natural proveniente de formaciones de shale’, difundido en abril pasado en la revista Climatic Change.

“‘La huella carbónica es mayor que la del gas convencional o el petróleo, vistos en cualquier horizonte temporal, pero particularmente en un lapso de 20 años. Comparada con el carbón, es al menos 20 por ciento mayor y tal vez más del doble en 20 años’, resaltó el informe.”

“El metano es uno de los gases de efecto invernadero más contaminantes, responsables del aumento de la temperatura del planeta.” “‘En áreas activas de extracción (uno o más pozos en un kilómetro), las concentraciones promedio y máximas de metano en pozos de agua potable se incrementaron con proximidad al pozo gasífero más cercano y fueron un peligro de explosión potencial’, cita el texto escrito por Stephen Osborn, Avner Vengosh, Nathaniel Warner y Robert Jackson, de la estatal Universidad de Duke.

“Estos indicadores cuestionan el argumento de la industria de que el esquisto puede sustituir al carbón en la generación eléctrica y, por lo tanto, un recurso para mitigar el cambio climático.

“‘Es una aventura demasiado prematura y riesgosa’.”

“En abril de 2010, el Departamento de Estado de Estados Unidos puso en marcha la Iniciativa Global de Gas Shale para ayudar a los países que buscan aprovechar ese recurso para identificarlo y desarrollarlo, con un eventual beneficio económico para las transnacionales de esa nación.”

He sido inevitablemente extenso, no tenía otra opción. Redacto estas líneas para el sitio web Cubadebate y para Telesur, una de las emisoras de noticias más serias y honestas de nuestro sufrido mundo.

Para abordar el tema dejé transcurrir los días festivos del viejo y el nuevo año.

Fidel Castro Ruz

Enero 4 de 2012

9 y 15 p.m.

*********************************************

ENTRE LA EMIGRACIÓN Y EL CRIMEN.-

Los latinoamericanos no son criminales natos ni inventaron las drogas.

Los aztecas, los mayas, y otros grupos humanos precolombinos de México

y Centroamérica, por ejemplo, eran excelentes agricultores y ni

siquiera conocían el cultivo de la coca.

Los quechuas y aymaras fueron capaces de producir nutritivos alimentos

en perfectas terrazas que seguían las curvas de nivel de las montañas.

En altiplanos que sobrepasaban a veces los tres y cuatro mil metros de

altura, cultivaban la quinua, un cereal rico en proteínas, y la papa.

Conocían y cultivaban también la planta de coca, cuyas hojas

masticaban desde tiempos inmemorables para mitigar el rigor de las

alturas. Se trataba de una costumbre milenaria que los pueblos

practican con productos como el café, el tabaco, el licor u otros.

La coca era originaria de las abruptas laderas de los Andes

amazónicos. Sus pobladores la conocían desde mucho antes del Imperio

Inca, cuyo territorio, en su máximo esplendor, se extendía en el

espacio actual del Sur de Colombia, todo Ecuador, Perú, Bolivia, el

Este de Chile, y el Noroeste de Argentina; que sumaba cerca de dos

millones de kilómetros cuadrados.

El consumo de la hoja de coca se convirtió en privilegio de los

emperadores Incas y de la nobleza en las ceremonias religiosas.

Al desaparecer el Imperio tras la invasión española, los nuevos amos

estimularon el hábito tradicional de masticar la hoja para extender

las horas de trabajo de la mano de obra indígena, un derecho que

perduró hasta que la Convención Única sobre Estupefacientes de

Naciones Unidas prohibió el uso de la hoja de coca, excepto con fines

médicos o científicos.

Casi todos los países la firmaron. Apenas se discutía cualquier tema

relacionado con la salud. El tráfico de cocaína no alcanzaba entonces

su enorme magnitud actual. En los años transcurridos se han creado

gravísimos problemas que exigen análisis profundos.

Sobre el espinoso tema de la relación entre la droga y el crimen

organizado la propia ONU afirma delicadamente que “Latinoamérica es

ineficiente en el combate al crimen.”

La información que publican distintas instituciones varía debido a que

el asunto es sensible. Los datos a veces son tan complejos y variados

que pueden inducir a confusión. De lo que no cabe la menor duda es que

el problema se agrava aceleradamente.

Hace casi un mes y medio, el 11 de febrero de 2011 un informe

publicado en la Ciudad de México por el Consejo Ciudadano para la

Seguridad Pública y la Justicia de ese país, ofrece interesantes datos

sobre las 50 ciudades más violentas del mundo, por el número de

homicidios ocurridos en el año 2010. En él se afirma que México reúne

el 25% de ellas. Por tercer año consecutivo la número uno corresponde

a Ciudad Juárez, en la frontera con Estados Unidos.

A continuación expone que “…ese año la tasa de homicidios dolosos de

Juárez fue 35% superior a la de Kandahar, Afganistán ?la número dos en

el ranking? y 941% superior a la de Bagdad…”, es decir, casi diez

veces superior a la capital de Irak, ciudad que ocupa el número 50 de la lista.

Casi de inmediato añade que la ciudad de San Pedro Sula, en Honduras,

ocupa el tercer lugar con 125 homicidios por cada 100 000 habitantes;

siendo solo superada por Ciudad Juárez, en México, con 229; y

Kandahar, Afganistán, con 169.

Tegucigalpa, Honduras, ocupa el sexto con 109 homicidios, por cada 100

000 habitantes.

De este modo se puede apreciar que Honduras, la de la base aérea yanki

de Palmerola, donde se produjo un Golpe de Estado ya bajo la

presidencia de Obama, tiene dos ciudades entre las seis en que se

producen más homicidios en el mundo. Ciudad de Guatemala alcanza 106.

De acuerdo a dicho informe, la ciudad colombiana de Medellín, con

87.42 figura también entre las más violentas de América y el mundo.

El discurso del Presidente norteamericano Barack Obama en El Salvador,

y su posterior conferencia de prensa, me condujeron al deber de

publicar estas líneas sobre el tema.

En la Reflexión de marzo 21 le critiqué su falta de ética al no

mencionar en Chile siquiera el nombre de Salvador Allende, un símbolo

de dignidad y valentía para el mundo, quien murió como consecuencia

del golpe de Estado promovido por un Presidente de Estados Unidos.

Como conocía que al día siguiente visitaría El Salvador, un país

centroamericano símbolo de las luchas de los pueblos de nuestra

América que más ha sufrido como consecuencia de la política de Estados

Unidos en nuestro hemisferio, dije: “Allí tendrá que inventar

bastante, porque en esa hermana nación centroamericana, las armas y

los entrenadores que recibió de los gobiernos de su país, derramaron

mucha sangre.”

Le deseaba buen viaje y “un poco más de sensatez.” Debo admitir que en

su largo periplo, fue un poco más cuidadoso en el último tramo.

Monseñor Oscar Arnulfo Romero era un hombre admirado por todos los

latinoamericanos, creyentes o no creyentes, así como los sacerdotes

jesuitas cobardemente asesinados por los esbirros que Estados Unidos

entrenó, apoyó y armó hasta los dientes. En El Salvador, el FMLN,

organización militante de izquierda, libró una de las luchas más

heroicas de nuestro continente.

El pueblo salvadoreño le concedió la victoria al Partido que emergió

del seno de esos gloriosos combatientes, cuya historia profunda no es

hora de construir todavía.

Lo que urge es enfrentar el dramático dilema que vive El Salvador, del

mismo modo que México, el resto de Centroamérica y Suramérica.

El propio Obama expresó que alrededor de 2 millones de salvadoreños

viven en Estados Unidos, lo cual equivale al 30% de la población de

ese país. La brutal represión desatada contra los patriotas, y el

saqueo sistemático de El Salvador impuesto por Estados Unidos, obligó

a cientos de miles de salvadoreños a emigrar a aquel territorio.

Lo nuevo es que, a la desesperada situación de los centroamericanos,

se une el fabuloso poder de las bandas terroristas, las sofisticadas

armas y la demanda de drogas, originadas por el mercado de Estados Unidos.

El Presidente de El Salvador en el breve discurso que precedió al del

visitante, expresó textualmente: “Le insistí que el tema del crimen

organizado, la narcoactividad, la inseguridad ciudadana no es un tema

que ocupe sólo a El Salvador, Guatemala, Honduras o Nicaragua y ni

siquiera México o a Colombia; es un tema que nos ocupa como región, y

en ese sentido estamos trabajando en la construcción de una estrategia

regional, a través de la Iniciativa CARFI.”

“…le insistí, en que este es un tema que no sólo debe ser abordado

desde la perspectiva de la persecución del delito, a través del

fortalecimiento de nuestras policías y nuestros ejércitos, sino que

también enfatizando en las políticas de prevención del delito y por lo

tanto, la mejor arma para combatir en sí la delincuencia, en la

región, es invirtiendo en políticas sociales.”

En su respuesta el mandatario norteamericano dijo: “El Presidente

Funes se ha comprometido a crear más oportunidades económicas aquí en

El Salvador para que la gente no sienta que debe enrumbarse al norte

para mantener a su familia.”

No necesito una palabra más para expresar la esencia de una situación

dolorosamente triste.

La realidad es que muchos jóvenes centroamericanos han sido conducidos

por el imperialismo a cruzar una rígida y cada vez más infranqueable

frontera, o prestar servicios en las bandas millonarias de los

narcotraficantes.

¿No sería más justo ?me pregunto? una Ley de Ajuste para todos los

latinoamericanos, como la que se inventó para castigar a Cuba hace ya

casi medio siglo? ¿Seguirá creciendo hasta el infinito el número de

personas que mueren cruzando la frontera de Estados Unidos y las

decenas de miles que ya están muriendo cada año en los pueblos a los

que usted ofrece una “Alianza Igualitaria”?

Fidel Castro Ruz

Marzo 25 de 2011

Entre la emigración y el crimen

Los latinoamericanos no son criminales natos ni inventaron las drogas.

Los aztecas, los mayas, y otros grupos humanos precolombinos de México

y Centroamérica, por ejemplo, eran excelentes agricultores y ni

siquiera conocían el cultivo de la coca.

Los quechuas y aymaras fueron capaces de producir nutritivos alimentos

en perfectas terrazas que seguían las curvas de nivel de las montañas.

En altiplanos que sobrepasaban a veces los tres y cuatro mil metros de

altura, cultivaban la quinua, un cereal rico en proteínas, y la papa.

Conocían y cultivaban también la planta de coca, cuyas hojas

masticaban desde tiempos inmemorables para mitigar el rigor de las

alturas. Se trataba de una costumbre milenaria que los pueblos

practican con productos como el café, el tabaco, el licor u otros.

La coca era originaria de las abruptas laderas de los Andes

amazónicos. Sus pobladores la conocían desde mucho antes del Imperio

Inca, cuyo territorio, en su máximo esplendor, se extendía en el

espacio actual del Sur de Colombia, todo Ecuador, Perú, Bolivia, el

Este de Chile, y el Noroeste de Argentina; que sumaba cerca de dos

millones de kilómetros cuadrados.

El consumo de la hoja de coca se convirtió en privilegio de los

emperadores Incas y de la nobleza en las ceremonias religiosas.

Al desaparecer el Imperio tras la invasión española, los nuevos amos

estimularon el hábito tradicional de masticar la hoja para extender

las horas de trabajo de la mano de obra indígena, un derecho que

perduró hasta que la Convención Única sobre Estupefacientes de

Naciones Unidas prohibió el uso de la hoja de coca, excepto con fines

médicos o científicos.

Casi todos los países la firmaron. Apenas se discutía cualquier tema

relacionado con la salud. El tráfico de cocaína no alcanzaba entonces

su enorme magnitud actual. En los años transcurridos se han creado

gravísimos problemas que exigen análisis profundos.

Sobre el espinoso tema de la relación entre la droga y el crimen

organizado la propia ONU afirma delicadamente que “Latinoamérica es

ineficiente en el combate al crimen.”

La información que publican distintas instituciones varía debido a que

el asunto es sensible. Los datos a veces son tan complejos y variados

que pueden inducir a confusión. De lo que no cabe la menor duda es que

el problema se agrava aceleradamente.

Hace casi un mes y medio, el 11 de febrero de 2011 un informe

publicado en la Ciudad de México por el Consejo Ciudadano para la

Seguridad Pública y la Justicia de ese país, ofrece interesantes datos

sobre las 50 ciudades más violentas del mundo, por el número de

homicidios ocurridos en el año 2010. En él se afirma que México reúne

el 25% de ellas. Por tercer año consecutivo la número uno corresponde

a Ciudad Juárez, en la frontera con Estados Unidos.

A continuación expone que “…ese año la tasa de homicidios dolosos de

Juárez fue 35% superior a la de Kandahar, Afganistán ?la número dos en

el ranking? y 941% superior a la de Bagdad…”, es decir, casi diez

veces superior a la capital de Irak, ciudad que ocupa el número 50 de la lista.

Casi de inmediato añade que la ciudad de San Pedro Sula, en Honduras,

ocupa el tercer lugar con 125 homicidios por cada 100 000 habitantes;

siendo solo superada por Ciudad Juárez, en México, con 229; y

Kandahar, Afganistán, con 169.

Tegucigalpa, Honduras, ocupa el sexto con 109 homicidios, por cada 100

000 habitantes.

De este modo se puede apreciar que Honduras, la de la base aérea yanki

de Palmerola, donde se produjo un Golpe de Estado ya bajo la

presidencia de Obama, tiene dos ciudades entre las seis en que se

producen más homicidios en el mundo. Ciudad de Guatemala alcanza 106.

De acuerdo a dicho informe, la ciudad colombiana de Medellín, con

87.42 figura también entre las más violentas de América y el mundo.

El discurso del Presidente norteamericano Barack Obama en El Salvador,

y su posterior conferencia de prensa, me condujeron al deber de

publicar estas líneas sobre el tema.

En la Reflexión de marzo 21 le critiqué su falta de ética al no

mencionar en Chile siquiera el nombre de Salvador Allende, un símbolo

de dignidad y valentía para el mundo, quien murió como consecuencia

del golpe de Estado promovido por un Presidente de Estados Unidos.

Como conocía que al día siguiente visitaría El Salvador, un país

centroamericano símbolo de las luchas de los pueblos de nuestra

América que más ha sufrido como consecuencia de la política de Estados

Unidos en nuestro hemisferio, dije: “Allí tendrá que inventar

bastante, porque en esa hermana nación centroamericana, las armas y

los entrenadores que recibió de los gobiernos de su país, derramaron

mucha sangre.”

Le deseaba buen viaje y “un poco más de sensatez.” Debo admitir que en

su largo periplo, fue un poco más cuidadoso en el último tramo.

Monseñor Oscar Arnulfo Romero era un hombre admirado por todos los

latinoamericanos, creyentes o no creyentes, así como los sacerdotes

jesuitas cobardemente asesinados por los esbirros que Estados Unidos

entrenó, apoyó y armó hasta los dientes. En El Salvador, el FMLN,

organización militante de izquierda, libró una de las luchas más

heroicas de nuestro continente.

El pueblo salvadoreño le concedió la victoria al Partido que emergió

del seno de esos gloriosos combatientes, cuya historia profunda no es

hora de construir todavía.

Lo que urge es enfrentar el dramático dilema que vive El Salvador, del

mismo modo que México, el resto de Centroamérica y Suramérica.

El propio Obama expresó que alrededor de 2 millones de salvadoreños

viven en Estados Unidos, lo cual equivale al 30% de la población de

ese país. La brutal represión desatada contra los patriotas, y el

saqueo sistemático de El Salvador impuesto por Estados Unidos, obligó

a cientos de miles de salvadoreños a emigrar a aquel territorio.

Lo nuevo es que, a la desesperada situación de los centroamericanos,

se une el fabuloso poder de las bandas terroristas, las sofisticadas

armas y la demanda de drogas, originadas por el mercado de Estados Unidos.

El Presidente de El Salvador en el breve discurso que precedió al del

visitante, expresó textualmente: “Le insistí que el tema del crimen

organizado, la narcoactividad, la inseguridad ciudadana no es un tema

que ocupe sólo a El Salvador, Guatemala, Honduras o Nicaragua y ni

siquiera México o a Colombia; es un tema que nos ocupa como región, y

en ese sentido estamos trabajando en la construcción de una estrategia

regional, a través de la Iniciativa CARFI.”

“…le insistí, en que este es un tema que no sólo debe ser abordado

desde la perspectiva de la persecución del delito, a través del

fortalecimiento de nuestras policías y nuestros ejércitos, sino que

también enfatizando en las políticas de prevención del delito y por lo

tanto, la mejor arma para combatir en sí la delincuencia, en la

región, es invirtiendo en políticas sociales.”

En su respuesta el mandatario norteamericano dijo: “El Presidente

Funes se ha comprometido a crear más oportunidades económicas aquí en

El Salvador para que la gente no sienta que debe enrumbarse al norte

para mantener a su familia.”

No necesito una palabra más para expresar la esencia de una situación

dolorosamente triste.

La realidad es que muchos jóvenes centroamericanos han sido conducidos

por el imperialismo a cruzar una rígida y cada vez más infranqueable

frontera, o prestar servicios en las bandas millonarias de los

narcotraficantes.

¿No sería más justo ?me pregunto? una Ley de Ajuste para todos los

latinoamericanos, como la que se inventó para castigar a Cuba hace ya

casi medio siglo? ¿Seguirá creciendo hasta el infinito el número de

personas que mueren cruzando la frontera de Estados Unidos y las

decenas de miles que ya están muriendo cada año en los pueblos a los

que usted ofrece una “Alianza Igualitaria”?

Fidel Castro Ruz

Marzo 25 de 2011

*******************************************************

LA SUERTE DE MUBARACK ESTÁ ECHADA.

La suerte de Mubarak está echada, y ya ni el apoyo de Estados Unidos

podrá salvar su gobierno. En Egipto  vive un pueblo inteligente, de

gloriosa historia, que dejó su huella en la civilización humana.

“Desde lo alto de estas pirámides 40 siglos os contemplan”, cuentan

que exclamó Bonaparte en un momento de exaltación cuando la revolución

de los enciclopedistas lo llevó a ese extraordinario cruce de civilizaciones.

Al finalizar la segunda Guerra Mundial, Egipto estaba bajo la

brillante dirección de Abdel Nasser, quien junto a Jawaharlal Nehru,

heredero de Mahatma Gandhi; Kwame Nkrumah, Ahmed Sékou Touré, líderes

africanos que junto a Sukarno, presidente de la entonces recién

liberada Indonesia, crearon el Movimiento de Países No Alineados e

impulsaron la lucha por la independencia de las antiguas colonias. Los

pueblos del sudeste asiático y el norte de África, como Egipto,

Argelia, Siria, Líbano, Palestina, el Sahara Occidental, el Congo,

Angola, Mozambique y otros, enfrascados en la lucha contra el

colonialismo francés, inglés, belga y portugués con el respaldo de

Estados Unidos, luchaban por la independencia con el apoyo de la URSS

y de China.

A ese movimiento en marcha, se sumó Cuba tras el triunfo de nuestra Revolución.

En 1956 Gran Bretaña, Francia e Israel, atacaron por sorpresa a Egipto

que había nacionalizado el Canal de Suez. La audaz y solidaria acción

de la URSS, que incluso amenazó con el empleo de su cohetería

estratégica, paralizó a los agresores.

La muerte de Abdel Nasser, el 28 de septiembre de 1970, significó un

golpe irreparable para Egipto.

Estados Unidos no cesó de conspirar contra el mundo árabe, que

concentra las mayores reservas petroleras del planeta.

No es necesario argumentar mucho, basta leer los despachos

informativos de lo que inevitablemente está ocurriendo.

Veamos las noticias:

28 de enero:

“(DPA) – Más de 100 000 egipcios salieron hoy a las calles para

protestar contra el gobierno del presidente Hosni Mubarak, pese a la

prohibición de manifestaciones emitida por las autoridades…”

“Los manifestantes incendiaron oficinas del Partido Democrático

Nacional (PDN) de Mubarak y puestos de vigilancia policial, mientras

en el centro de El Cairo lanzaron piedras a la policía cuando ésta

intentó dispersarlos con gases lacrimógenos y balas de goma.

“El presidente estadounidense, Barack Obama, se reunió hoy con una

comisión de especialistas para asesorarse sobre la situación, al

tiempo que el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, advirtió que

Estados Unidos reevaluaría las multimillonarias ayudas que otorga a

Egipto según la evolución de los acontecimientos.

“Las Naciones Unidas también emitieron un fuerte mensaje desde Davos,

donde se encontraba este viernes el secretario general Ban Ki- moon.

“Fuerzas egipcias, respaldadas por vehículos blindados, se desplegaron

el viernes en El Cairo y otras grandes ciudades del país para terminar

con las enormes protestas populares que exigen la renuncia del

presidente Hosni Mubarak.

“Fuentes médicas señalaron que hasta el momento 410 personas

resultaron heridas en las protestas, mientras que la televisión

estatal anunció un toque de queda para todas las ciudades.

“Los eventos representan un dilema para Estados Unidos, que ha

expresado su deseo de que la democracia se extienda por toda la

región. Mubarak, sin embargo, ha sido un aliado cercano a Washington

por varios años y el destinatario de mucha ayuda militar.”

En medio del desastre político que estaba golpeando al mundo árabe,

líderes reunidos en Suiza meditaron sobre las causas que daban lugar

al fenómeno que incluso calificaron como suicidio colectivo.

“Davos (Suiza), (EFE).- El actual modelo de crecimiento económico,

basado en el consumo y sin tener en cuenta las consecuencias

medioambientales, ya no puede mantenerse por más tiempo pues va en

ello la supervivencia del planeta, advirtieron hoy varios líderes

políticos en Davos.

“‘El modelo actual es un suicidio colectivo. Necesitamos una

revolución en el pensamiento y en la acción’, advirtió Ban. ‘Los

recursos naturales son cada vez más escasos’, agregó, en un debate

acerca de cómo redefinir un crecimiento sostenible en el marco del

Foro Económico Mundial.

“‘El cambio climático nos muestra que el modelo antiguo es más que

obsoleto’, insistió el responsable de la ONU.

“El secretario general agregó que, además de recursos básicos para la

supervivencia como el agua y los alimentos, ’se está agotando otro

recurso, que es el tiempo, para hacer frente al cambio climático’.”

29 de enero:

“Washington (AP).- El presidente Barack Obama intentó lo imposible

ante la crisis egipcia: cautivar a la población furiosa con un régimen

autoritario de tres décadas y, al mismo tiempo, asegurar a un aliado

clave que Estados Unidos lo respalda.

“El discurso de cuatro minutos del presidente, la noche del viernes,

representó un cauto intento de mantener un equilibrio difícil: Obama

sólo podía salir perdiendo si elegía entre los manifestantes que

exigen la salida del presidente Hosni Mubarak y el régimen que se

aferra con violencia a su posición de poder.

“Obama […] no pidió un cambio de régimen. Tampoco dijo que el

anuncio de Mubarak fuera insuficiente.

“Obama dijo las frases más fuertes del día en Washington, pero no se

separó del guión que usaron su secretaria de Estado Hillary Clinton y

el vocero de la Casa Blanca Robert Gibbs.

“‘Los Estados Unidos deberían usar toda su influencia  incluyendo los

más de mil millones de dólares en ayuda que suministra cada año al

ejercito egipcio- para asegurar el último resultado (la cesión del

poder por parte de Mubarak)’, indico el diario en su editorial.

“…Obama en su mensaje pronunciado de la noche del viernes dijo que

continuaría trabajando con el presidente Mubarak y lamento que no

mencionara unas eventuales elecciones.

“El diario calificó de ‘no realistas’ las posiciones de Obama y las

del vicepresidente, Joe Biden, quien declaro a una radioemisora que no

llamaría dictador al presidente egipcio y que no pensaba que debería renunciar.

“Mubarak que no puede actuar como si nada hubiese sucedido. Fox News

dice que a Obama le quedan dos malas opciones respecto a Egipto.

“…advirtió al gobierno de El Cairo que no puede volver a ‘mezclar las

cartas’ y actuar como si nada hubiese sucedido en el país.

“La Casa Blanca y el Departamento de Estado están siguiendo muy de

cerca la situación en Egipto, uno de los principales aliados de

Washington en el mundo, y recipiente de unos 1.500 millones de dólares

anuales en ayudas civiles y militares.

“Los medios de información estadounidenses están dando una  amplísima

cobertura a los disturbios en Egipto, y vienen  señalando que la

situación puede resultar, de cualquier forma  que se resuelva, en un

dolor de cabeza para Washington.

“Si Mubarak cae, estimó Fox, Estados Unidos, y su otro principal

aliado en Medio Oriente, Israel, podrían tener que afrontar un

gobierno de los Hermanos Musulmanes en El Cairo, y un giro

anti-occidental del país del Norte de África.

“‘Estuvimos apostando al caballo equivocado durante 50 años’, dijo a

la Fox un ex agente de la CIA, Michael Scheuer. ‘Pensar que el pueblo

egipcio va a olvidar que nosotros apoyamos dictadores durante medio

siglo es un sueño’, completó.

“Nicolás Sarkozy, Angela Merkel y David Cameron pidieron por su parte

al presidente ‘iniciar un proceso de cambio’ frente a las

‘reivindicaciones legítimas’ de su pueblo y a ‘evitar a toda costa el

uso de la violencia contra los civiles’, el sábado en una declaración conjunta.

“También Irán llamó a las autoridades egipcias a atender las

reivindicaciones de la calle.

“El rey Abdalá de Arabia Saudita consideró en cambio que las protestas

representan ‘ataques contra la seguridad y la estabilidad’ de Egipto,

llevados a cabo por ‘infiltrados’ en nombre de la ‘libertad de expresión’.

“El monarca llamó por teléfono a Mubarak para expresarle su

solidaridad, informó la agencia oficial saudita SPA.

31 de enero:

“(EFE) Netanyahu teme que caos en Egipto propicie acceso de los

islamistas al poder.

“El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, expresó hoy su temor

de que la situación en Egipto propicie el acceso de los islamistas al

poder, inquietud que dijo compartir con dirigentes con los que ha

hablado en los últimos días.

“…el primer ministro declinó referirse a informaciones divulgadas por

medios locales que apuntan a que Israel ha autorizado hoy a Egipto el

despliegue de tropas en la Península del Sinaí por primera vez en tres

décadas, lo que se considera una violación del acuerdo de paz de 1979

entre las dos naciones.

“Por su parte y ante las críticas a las potencias occidentales como

EEUU o Alemania que han mantenido estrechos lazos con regímenes

totalitarios árabes, la canciller alemana afirmó: ‘No hemos abandonado

a Egipto’.

“El proceso de paz entre israelíes y palestinos se encuentra

paralizado desde el pasado mes de septiembre, principalmente por la

negativa israelí a frenar la construcción en los asentamientos judíos

en el territorio ocupado palestino.”

“Jerusalén, (EFE).- Israel se inclina por el mantenimiento en el poder

del presidente egipcio, Hosni Mubarak, a quien el jefe de Estado

israelí, Simón Peres, respaldó hoy al entender que ‘una oligarquía

fanática religiosa no es mejor que la falta de democracia’.

“Las declaraciones del jefe del Estado coinciden con la difusión por

los medios locales de presiones de Israel a sus socios occidentales

para que bajen el tono de sus críticas al régimen de Mubarak, que el

pueblo egipcio y la oposición tratan de derrocar.

“Fuentes oficiales no identificadas citadas por el periódico ‘Haaretz’

indicaron que el Ministerio de Asuntos Exteriores israelí envió el

sábado un comunicado a sus embajadas en EEUU, Canadá, China, Rusia y

varios países europeos para pedir a los embajadores que hagan hincapié

ante las autoridades locales respectivas de la importancia que para

Israel tiene la estabilidad en Egipto.

“Los analistas israelíes señalan que la caída de Mubarak podría poner

en peligro los Acuerdos de Camp David que Egipto firmó con Israel en

1978 y la posterior suscripción del Tratado de paz bilateral en 1979,

sobre todo si tuviese como consecuencia el ascenso al poder de los

islamistas Hermanos Musulmanes, que gozan de amplio apoyo social.

“Israel ve a Mubarak como el garante de la paz en su frontera sur,

además de un apoyo clave para mantener el bloqueo a la franja de Gaza

y el aislar al movimiento islamista palestino Hamás.

“Uno de los mayores temores de Israel es que las revueltas egipcias,

que siguen la estela de las tunecinas, alcancen también a Jordania,

debilitando el régimen del rey Abdalá II, cuyo país junto con Egipto

son los únicos árabes que reconocen a Israel.

“La reciente designación del general Omar Suleiman como vicepresidente

egipcio y, por tanto, posible sucesor presidencial, ha sido bienvenida

en Israel, que ha mantenido con el general cercanas relaciones de

cooperación en materia de Defensa.

“Pero el rumbo que siguen las protestas egipcias no permite dar por

hecho que la continuidad del régimen esté garantizada ni tampoco que

Israel pueda seguir teniendo en el futuro en El Cairo a su principal

aliado regional.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el marzo 20, 2012 por en Internacionales.

calendas

marzo 2012
L M X J V S D
« Ene   Abr »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
A %d blogueros les gusta esto: